No todos los que dicen ser cristianos lo son





Hace muy poco días he tenido una conversación con un servidor de Adonai de una ciudad vecina y me comentaba sobre lo difícil que le lleva encaminar el ministerio y que no tenia respaldo o ayuda de otros líderes.
Mientras analizaba lo que me explicaba, por dentro sentí un malestar muy grande, tanto de mi colega y como obraban los demás y pensaba dentro mio ¿por qué hay tanta hipocresía y se llenan la boca hablando de Dios? y también me preguntaba ¿por qué mi amigo debes de pedirle a Dios ayuda se dejo confiar por lo demás?, entre estas preguntas la solución que logre encontrar es que no todos lo que están al servicio del Padre o que dicen hacer otra labor no son cristianos, se preguntarán el ¿por qué?, por lo que se esta viviendo en estos tiempos ningún llamado "cristiano" no le importa o no le interesa ayudar a otros líderes que cada día tratan de progresar para un honroso servicio a nuestro Señor, hacen oídos sordos, dicen que los apoyan o evento que se hace van y no aparecen entre tantas cosas y eso lamentablemente perjudica no solamente al cuerpo de Cristo, sino también al desgaste físico, mental y espiritual de cada colega o familia de la fe.
Por otra parte le hice entender con la ayuda de Yeshua de que tanto el como su familia o grupo ministerial deben de esperar de que los pseudos pastores le den una mano o les de un aliento porque no se lo van a dar, y eso es muy doloroso y a la misma vez da mucha impotencia ver que la falsedad dentro de las congregaciones y cada vez más está en un proceso de total descreimiento ante la sociedad por culpas de algunos pocos.
En las escrituras en el libro de (Mateo 22:38-40 RVR1960) dice "Este es el grande y el primer mandamiento. Y el segundo es semejante a éste: AMARAS A TU PRÓJIMO COMO A TI MISMO. De estos dos mandamientos dependen toda la ley y los profetas"., pues bien tratemos de analizar este pasaje en forma breve; si Yeshua nos enseña que como mandamiento fundamental y el más excelente, en que CADA UNO AME A SU PRÓJIMO y esto no se hace, no se cumple, pensaríamos que este mandato es nulo y la ley de los profetas no sirve o hacen caso omiso de esto; pero esto lleva a una notoriedad muy importante ya que en el libro de (Levítico 19:18 RVR 1960) dice: "
No te vengarás, ni guardarás rencor a los hijos de tu pueblo, sino amarás a tu prójimo como a ti mismo. Yo Jehová.", veamos esta parte y es muy alentador ya que lo que el Eterno pide es no que no haya ningún malestar dentro del corazón de su pueblo, sino amarlos por más duro o difícil que sea o en su caso no entendible pero ya que cada uno servimos a Adonai, hay que hacer tal cual nos ordena y no hacer lo que se nos ocurre o se nos de la gana u olvidarnos menospreciando al hermano.
Si cada pastor, líder o feligrés cumple con esta ley o si obedece simplemente a Dios no sucedería estas cosas y todo sería un ámbito más que placentero y de bendición ya que en (Romanos 13:10 NVI) dice: "
El amor no perjudica al prójimo. Así que el amor es el cumplimiento de la ley."., pensando este pasaje no es lindo cumplir con lo que e nos ordena y obrar con amor hacia el semejante sin hacerle daño, herirlos, maltratarlos, etc., sería fantástico esto...pero la verdad y realidad dentro del cristianismo hay muchísima falsedad, no hay amor genuino o ágape, hay un tipo de amor superficial, mentiroso o desinteresado que esto produce un gran choque, hasta que podría suceder de que haya un alejamiento del servicio del Dios, apagando el fuego que cada ser lleva dentro, por confiar en los "hermanitos" ya que ni siquiera son cristianos, se disfrazan de ovejas como lobos rapaces para destruirlos y por su propia envidia, celos o como quieran llamarle, no dejan ni quieren que cada hermano pueda crecer en la obra que le es encomendada.
Maldito es el hombre que confía en el hombre, pongan su mirada, su corazón, su confianza y esperanza en Jesús y NO en las personas, porque nada les van a dar, ni siquiera un abrazo un beso o simplemente una palabra, pero el Señor si responde ya que debemos plena y ciegamente confiar en Él. (Jeremías 17: 7 NVI) "
Bendito el hombre que confía en el Señor, y pone su confianza en él.", (Proverbios 3:5 RVR 1960) "Fíate de Jehová de todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propia prudencia".
No aflojes ni desesperes Dios es la respuesta a todo, los hombres no y menos los falsos cristianos.
 
Lic. Federico Gastón Samborski