La hermosura de la contemplación



Que bendición es poder disfrutar de todo lo maravilloso que nuestro gran creador realiza todos los días y poder contemplar su hermosa creación, estar observando lo que para muchos les resulta una tontería o una perdida de tiempo; poder experimentar y disfrutar desde lo más abundante hasta lo más pequeño de las bellezas naturales y meditar del porque Dios lo hizo y con que propósito y fundamento.

Si analizamos lo que la Biblia dice desde el momento de la creación (Génesis 1 y 2) allí notaremos que con su poderío, insuperable sabiduría, amor ; ha hecho absolutamente todo no solamente para verlos, sino también para que lo disfrutemos y lo usemos para nuestros beneficios, cabe destacar también que hasta el Rey Salomón antes de ocupar su trono clamo en oración a nuestro Padre para que le de sabiduría y entendimiento antes que las riquezas del mundo, Dios mismo lo recompenso de tal manera que lo brindo de excelente conocimiento realizando investigaciones y estudios más profundas y exactas sobre lo que es la creación misma. En a mi punto de vista no dejaba de admirarse y disfrutar de toda las bellezas terrestres y celestiales, para luego, en sus escritos transmitir el mensaje del reino de los cielos en sus escritos, haciendo alusión a todo lo bello y natural de la Creación.

Por otra parte ya remontándonos en el Nuevo Testamento, nuestro Señor y Salvador Jesucristo cuando enseñaba a sus discípulos y a la vez a toda persona que escuchaba sus enseñanzas; la mayoría de los escritos tanto de los cuatros evangelios, muestra al Mesías en muy rara y poca vez predicar en lugares cerrados o de material, sino que siempre lo hacia en los espacios naturales como los campos, en el mar dentro y fuera, hasta cuando fue tentado por el mismo diablo estuvo en el desierto; con relación a todo lugar creado por nuestro Padre; más aún cuando hablaba en parábolas y mensajes, Jesús, ejemplifica utilizando elementos propios de la propia naturaleza como ser semillas Parábola del Sembrador (Mateo 13:1-9, Marcos 4:1-9 y Lucas 8:4-8), sobre la recolección de espigas (Mateo 12:1-8, Marcos 2:23-28 y Lucas 6:1-5), el trigo y la cizaña (Mateo 13:24-30,36-43) el grano de mostaza (Mateo 13:31-32, Marcos 4:30-32 y Lucas 13:18-19) la levadura (Mateo 13:33 y Lucas 13:20-21) entre otros, por mencionar algunos pasajes de las Escrituras.

Cuan importante y hermoso es poder contemplar estas bendiciones conectarnos con Dios y lo natural, estar en comunión directa en oración y meditación, disfrutar del poder respirar las fragancias de los flores y pastos, el mismo aire, notando la diferencia entre la campo que es lo placentero y la ciudad que lamentablemente esta muy contaminado por la cantidad y excesos de automóviles, motos, fabricas, etc que son el motor fundamental de la destrucción de nuestro plante tierra, siendo la misma y original creación de Dios y que el ser humano lo destruye sin importarles.

Esto no es un comentario, análisis o reflexión de un idealista ecologista ni nada por el estilo, sino como todos los que leen esto, quieren, quiero y queremos estar bien en este mundo, hacer comprender desde el punto de vista cristiano, debemos cuidarlo como uno protege su hogar, así también el contemplación nuestro propio cuerpo.

Ahora pues ¿como deberíamos hacerlo? en el Nuevo Testamento, el Apóstol Pablo en la carta a los Corintios en el primer escrito, siguiendo con la temática del tema, podemos observar que nuestro cuerpo debemos de contemplarlo y no idolatrar; lo que ha escrito Pablo en el capitulo 6 versículo 12 diciendo “ Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen, todas las cosas me son lícitas, mas ya no me dejaré dominar de ninguna” hace mención de como somos creación Divina, debemos de cuidarnos en todos los aspectos, aceptando todo lo saludable y sustentable y no arrasar con las contaminaciones por más agradable y tentador que sea, los alimentos o bebidas que contienen contenidos perjudiciales para nuestros organismos nos causara mucho daño siendo no favorable, pueden causarnos malestares, enfermedades de toda clase y hasta causar la muerte por no tener consciencia o ser a la vez inconscientemente por la gran ignorancia que tenemos

El apóstol Pablo remarca “todo es permitido” ojo con esto, a no interpretar que todo esta bien o en perfectas condiciones; esto nos alerta a no caer en elecciones equivocas en nuestra alimentación o desorden físico corporal incorporando toxinas y demás elementos perjudiciales a nuestra salud. Cuando dice “todas no convienen” y “no dejarnos dominar” es un factor favorable a que pidiendo la sabiduría de Dios en oración y la guía del Espíritu Santo, podemos elegir la aceptación o el rechazo a los que quieran ofrecernos, sin descuidar nuestros cuerpos tal como nos narra la Biblia y por el escrito del apóstol Pablo, que cada uno de nosotros somos “Templo del Espíritu Santo”.

Es importante contemplar lo maravilloso lo que Dios no da y seguirá haciendo, aún faltan cosas por ver, de la infinidades maravillas que Dios nos regala, dándole gracias por todo.


Lic. Federico Gastón Samborski